Miles de nicaragüenses protestaban este sábado en las calles de Managua contra el presidente Daniel Ortega, en reclamo de la libertad de cientos de detenidos por manifestarse contra el Gobierno.

Según las organizaciones de la sociedad civil y defensoras de derechos humanos, existen al menos 137 privados de libertad, la mayoría jóvenes, apresados por manifestarse públicamente en rechazo al régimen, informó el diario La Prensa.

Las concentraciones no sólo se realizaban en la capital Managua sino también en otras ciudades del país, bajo el lema “Marcha por nuestros presos políticos”.

“Es una marcha para que alcemos nuestras voces por nuestros presos políticos, encarcelados injustamente a través de juicios inventados y pruebas fabricadas”, denunció Sandra Ramos, abogada e integrante de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

El Diálogo Nacional está suspendido desde el pasado 16 de junio por el rechazo de Ortega a una salida democrática a la crisis, con elecciones anticipadas.

Se teme que las concentraciones de hoy puedan derivar en represión de las fuerzas de seguridad e incluso en la participación violenta de grupos paramilitares, que en otras concentraciones ya mostraron acciones vehementes y letales.

En Nicaragua, en casi cuatro meses de protestas contra el Gobierno -desde el 19 de abril- perdieron la vida unas 448 personas a raíz de la represión, según organismos defensores de los derechos humanos.

El diario La Prensa en su edición de hoy también informa que la crisis del país dio lugar a una conversación telefónica entre el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, y el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano.

Pence discutió vía telefónica “la preocupación mutua” sobre la crisis del país con Parolin y el estadounidense alabó el papel de mediación de la Iglesia católica en esa crisis, según reportes de la Casa Blanca.

MANAGUA, NICARAGUA/Agencias