Los venezolanos tendrán que sacar el «carné de la patria»- tarjeta electrónica para acceder a subsidios del Gobierno-, para llenar los tanques de sus vehículos con gasolina, una nueva regulación en la abatida economía del país petrolero que anunció la noche del sábado el presidente Nicolás Maduro.

Para ello, se realizará un censo entre el 3 y el 5 de agosto al que debe asistir «todo el que tenga un vehículo automotor».

«Todas las personas que tengan un carro, una moto, el transporte público de pasajeros, de carga, todo el que tenga un vehículo automotor debe acudir para el gran censo nacional automotor para una política nueva nacional energética, vinculada al ‘carné de la patria'», ha dicho el mandatario durante un congreso del partido de Gobierno que finalizará el 30 de agosto.

Pese a que no mencionó un alza en el precio del combustible -tema tabú en Venezuela, que tiene el carburante más barato del mundo-, Maduro afirmó que los actuales precios no cubren los costos de producción e incentivan el contrabando.

«En Venezuela, los hidrocarburos, la gasolina, decir que se regala es poco, pagamos por echarla. Tenemos que ir a un uso racional», añadió el presidente socialista.

Con un euro, en Venezuela se pueden comprar más de cuatro millones de litros de gasolina.

Maduro anunció el miércoles que el 20 de agosto eliminará cinco ceros a la moneda y saldrán a circulación nuevos billetes, pues lo actuales fueron devorados por una hiperinflación que según el FMI podría llegar a 1.000.000% este año.

Con la nueva moneda de menor valor, de 0,5 bolívares -50.000 bolívares hoy-, se podrían adquirir 50.000 litros de combustible.

CARACAS, VENEZUELA/Agencias