«Lo que está haciendo el presidente Morales es una demolición de mi persona», fue la frase con lo que resumió su posición el expresidente Carlos Mesa, después de conocer la resolución del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de pedir a la Asamblea Legislativa autorización para el inicio de un juicio de responsabilidades en su contra por el caso Quiborax.

“La decisión del TSJ no hace otra cosa que confirmar las presunciones que teníamos, pero prudentemente esperamos a que se confirmaran, que ya se habían comprobado en el caso de la acusación abierta por el Fiscal General del Estado. ¿Cuál es esa presunción?, la de que el Ministerio Público y el TSJ confirman, que son un brazo ejecutor de este sistema de persecución, que judicializar o criminalizara la política a travez de proceso s penales, en el caso mio mediante un juicio de responsabilidades”, dijo Mesa en conferencia de prensa.

El expresidente dijo que no es optimista sobre cómo será tratado su expediente en la Asamblea Legislativa.

Para Mesa un segundo objetivo del Gobierno contra él es “la cárcel”, porque para eso se inició un proceso penal.

Después agregó “no voy a jugar el juego que el Gobierno quiere que juegue. ¿Cuál es ese juego? La electoralización prematura del proceso del 2019”

En su encuentro con los medios también destacó las opiniones de las exministras, Cecilia Rocabado y Amanda Dávila. Destacó que Rocabado, mediante una carta pública, demostró que Quiborax es “una empresa pirata”.

Mientras de la exministra de Comunicación destacó su posición de defender la nacionalización de los recursos naturales por encima de las personas.

Sobre la vocería de la causa marítima dijo que  seguirá ejerciendo esa función hasta que el presidente Evo Morales le envíe una carta y lo cese en la tarea.

LA PAZ/Fides

Tu comentario