El presidente, Evo Morales, anunció este lunes el nombramiento de un delegado presidencial para la la coordinación permanente con la Iglesia Católica en Bolivia.

«Todos nos preocupamos por los más abandonados, los más pobres. Va a haber una coordinación permanente, el Gobierno tendrá un delegado para que coordine el trabajo con la Iglesia Católica y si fuera urgente reunirnos así», señaló Morales después de reunirse con el cardenal Toribio Ticona y representantes de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB).

Por su parte el representante de la CEB, monseñor Ricardo Centellas indicó que “todo este tema (del referendo del 21 de febrero de 2016) con la interpretación que ellos tienen (el Gobierno) hay que dialogarlo.

Centellas también anunció que la Iglesia participará en la celebración religiosa por el 6 de agosto y en el tedeum «para rezar por la marcha de Bolivia y para que todos podamos caminar juntos para que nuestra patria vaya adelante».

La reunión se produjo en medio de una fuerte tensión entre el Gobierno y la Iglesia Católica por posturas divididas por la repostulación de Morales y el respeto al resultado del referendo del 21 de febrero de 2016.

LA PAZ/Fides

Tu comentario