El Gobierno a través del ministro de Economía y Finanzas Públicas, Mario Guillén, afirmó este domingo que el objetivo del proceso instaurado contra el expresidente Carlos Mesa es para recuperar los 42,6 millones de dólares que el Estado pagó a la empresa chilena Quiborax por concepto de indemnización.

“Respecto al tema de Quiborax, básicamente, los procesos que sea iniciado contra el expresidente Carlos Mesa van justamente en la recuperación de los 42,6 millones de dólares. Porque, si producto de una mala actuación, como lo que ha pasado en este tiempo, nosotros tenemos que pagar 42 millones de dólares, entonces alguien ha actuado mal o alguien ha hecho las cosas mal”, afirmó Guillén.

El Ministro de Economía culpó al expresidente Mesa por daño ocasionado al Estado con el pago de los más de 42 millones de dólares a Quiborax. Ante esto, señaló que el Gobierno debe tomar medidas necesarias para realizar la acción de repetición que permita que el exmandatario devuelva el monto erogado en favor de la empresa chilena.

“En el caso del expresidente Mesa, él no ha seguido lo que el mismo ha hecho aprobar en su normas. Tenía que hacer unas auditorias, tenía que hacer unos pasos para hacer esta reversión, él no lo hecho y producto de eso tenemos un fallo en contra y obviamente tenemos que tomar las medidas necesarias para repetirle a quien no ha causado este daño”, sostuvo.

Este caso se mediatizó después que en mayo se conociera que el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) falló en contra de Bolivia y ratificó el laudo arbitral que le obligó a pagar 42,6 millones de dólares a Quiborax por la reversión de una concesión en el salar de Uyuni para la explotación de ulexita.

LA PAZ/Agencias

Tu comentario