En su segunda y última jornada en la localidad beniana de San Ignacio de Moxos, el Padre General de la Compañía de Jesús, Arturo Sosa SJ, destacó este lunes la tradición cultural y el respeto a la diversidad de los pueblos indígenas que habitan en aquella región amazónica.

La primera autoridad de los jesuitas tuvo la oportunidad de compartir varias actividades con los habitantes de este municipio oriental entre las que destacaron la visita al Gran Cabildo Indigenal, lugar donde conoció a las autoridades locales y tradicionales.

“Estoy muy contento de haber venido. Muy feliz por este encuentro y por la celebración que hemos tenido. Soy consciente de que aquí hay una tradición muy fuerte y larga. Ojalá que podamos juntos sembrarla de tal manera que sus frutos nunca se acaben”, manifestó Sosa.

Además, expresó su deseo de que los jóvenes indígenas “tomen seriamente su tradición” para que “haya más justicia y fraternidad entre ustedes”. Tras su discurso dio su bendición para el pueblo y sus habitantes.

Arturo Sosa llegó a San Ignacio de Moxos el domingo como parte de su visita a Bolivia que inició el 14 de julio y culminará este 19 en La Paz. Es el cuarto Prepósito General que llega a la provincia de Bolivia. El primero en visitar el país fue el padre Pedro Arrupe, SJ, le siguió Peter Hans Kolvenbach, SJ y el último Adolfo Nicolás SJ.

El corregidor de San Ignacio de Moxos, Zenón Ichu Pasema fue el encargado de darle la bienvenida, a quien agradeció la visita y le solicitó enviar su saludo al papa Francisco allá en el Vaticano.

“Padre, aquí nosotros no ganamos un sueldo, somos voluntarios dentro de nuestra organización, los que la componemos  no conocemos de sueldos ni ayuda del Estado. Todo lo que se trabaja se va para el alimento de la gente que recibe con cariño”, comentó.

La autoridad indígena contó al P. Arturo Sosa SJ sobre los 36 conjuntos que danzan durante la Ichapekene Piesta a finales de julio. Una celebración en honor al santo del pueblo: San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús.

Asimismo, el General de los Jesuitas pudo conocer sobre la historia de la población a través del Museo de Moxos y sobre la tradición del lugar. También pudo compartir un almuerzo junto al pueblo mojeño en el Gran Cabildo Indigenal que ofreció un agasajo en honor a la Virgen del Carmen.

“Fe más Alegría es igual a Esperanza”

Otra de las visitas que hizo Sosa en San Ignacio de Moxos fue la unidad educativa Arajuruana Fe y Alegría, lugar donde las autoridades, el plantel docente y los estudiantes recibieron con mucha efusividad al líder de los Jesuitas en el mundo.

“Hoy quiero animarlos a los profesores a guiar en esta escuela y a los estudiantes a tener un corazón, Fe y Alegría es corazón, Fe y Alegría tiene pasión, pero no para que uno salga solo adelante, sino para que la humanidad salga adelante, por eso ponemos Fe más Alegría es igual a Esperanza”, dijo.

Pudo ser testigo de la cultura de esa región amazónica gracias a la expresión de danzas y música que presentaron los estudiantes celebrando la visita de la autoridad.

“Ustedes tienen ese compromiso de mantenerse unidos con los demás y de sentarse en esta tierra. El compromiso de que esta diversidad que ahora está representada en ustedes, siga en el futuro. Un compromiso de que esas tradiciones que hemos visto: el baile y la música, persista aquí en el Beni, se mantenga y no sea arrasada por gente que no entiende la importancia de la diversidad”, destacó.

SAN IGNACIO DE MOXOS/Jesuitas