Por mayoría simple, con 123 votos a favor y uno en blanco, el empresario Calixto Santos, de la fórmula Somos Todos, ganó las elecciones a la presidencia del club Real Potosí y en horas de la noche del domingo fue posesionado como el mandamás de la entidad con la misión de sacar adelante al equipo.

«Me siento orgulloso por darme esta oportunidad. Con la ayuda de los dirigentes, de la hinchada y del pueblo les juro que no los voy a defraudar, pero voy a trabajar con mucha responsabilidad», declaró Santos en su primera intervención como presidente de la entidad lila, tras la toma de juramento de rigor a cargo de Juan Carlos Palmero, miembro del Tribunal de Honor.

La plancha de Santos fue la única que se presentó a los comicios; Wilson Gutiérrez, el anterior presidente, decidió dar un paso al costado después de las críticas que recibió por la administración que ejerció al frente de Real Potosí.

«Sabemos que tengo cinco días para trabajar, no voy a correrme. Sé que ha habido tropiezos y eso para mí es un reto», declaró Santos en referencia a que sólo tiene esta semana para dar solución a los problemas económicos, arreglar con los futbolistas que estuvieron entrenando con el cuerpo técnico contratado por Gutiérrez y preparar la logística para la presentación del equipo contra Universitario el domingo, en el estadio Víctor Agustín Ugarte.

De los 124 socios registrados en la institución sólo 124 participaron de la votación, las ánforas se abrieron a las 15:40 y se cerraron a las 18:00 para dar paso al conteo y posesión, un acto que contó con cerca de 50 personas.

El presidente interino, Juan de Uzín, destacó la participación de los socios en este proceso y remarcó que «por primera vez en la historia de Real Potosí llegamos a un acto eleccionario».

El resultado de las elecciones será comunicada este lunes a la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) para contar con su aval como ha sido el pedido del titular federativo, César Salinas.

POTOSÍ/APG