El ministro de la Presidencia, Alfredo Rada, aseguró este sábado que no existen irregularidades y defendió la legalidad de la adjudicación de un jet incautado al contrabando por la Aduana, después entregado a su despacho y luego a la DGAC.

Según Rada, la Aduana Nacional decomisó esa aeronave y posteriormente resolvió adjudicarla al Ministerio de la Presidencia en apego a la Ley 975 cumpliendo todos los términos de la norma.

“La Aduana comisa los bienes o mercaderías de contrabando y posteriormente adjudica con resoluciones administrativas (…)  no hay nada irregular”, sostuvo.

También reveló que esa aeronave, luego de ser adjudicada al Ministerio de la presidencia, fue transferida posteriormente a la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) para coadyuvar en las labores que se realiza en diferentes aeropuertos del país, además, porque su despacho no tiene las condiciones y menos la infraestructura para hacerse cargo del avión.

El Ministro mostró un acta de entrega a la DGAC en fecha 1 de julio. “No hay nada que pueda ser calificado como ilegal, la normativa permite que la Aduana adjudique al ministerio de la Presidencia (…), a su vez, el ministerio adjudique a otra entidad pública”, acotó.

LA PAZ/Fides