El presidente en ejercicio de Bolivia, Álvaro García Linera, opinó este jueves sobre la gestión de la Gobernación de La Paz y su Servicio Departamental de Salud (Sedes) y  calificó a ambas instituciones de “incompetentes”.

“Les damos dinero para mejorar los hospitales y construir nuevos y no lo hacen y mientras tanto sufre la familia boliviana. No veo las mismas quejas en otros departamentos (…) Son hábiles para marchar pero inútiles para curar, es mi resumen del Sedes y de la Gobernación de La Paz”, aseveró la autoridad.

Los comentarios de García llegaron después de que se le consultara respecto a los problemas y manifestaciones de los pacientes con cáncer, que se crucificaron y empezaron una huelga de hambre debido al cierre de la unidad de radioterapia del hospital de Clínicas.

El presidente en ejercicio recordó que es responsabilidad de las alcaldías el administrar la atención de los hospitales de segundo nivel y los de tercer nivel son responsabilidad de las Gobernaciones.

“La Gobernación no tiene la capacidad para administrar un tema tan importante como es la salud. Las denuncia que tiene en el Sedes, funcionarios que engañan, está muy mal el Sedes y la Gobernación”, reiteró.

García señaló que el Gobierno central otorga anualmente 450 millones de bolivianos a la Gobernación y ese dinero debería ser usado, entre otras cosas, para trabajar en temas de salud, pero eso no se cumple.

LA PAZ/Agencias