La Policía de Investigaciones de Chile (PDI) expulsó a más de 60 ciudadanos extranjeros que estaban detenidos en las cárceles chilenas de Arica, Iquique, Chañaral, Los Andes y Santiago. La gran mayoría por infracción de la Ley de Drogas y robo.

Para efectuar esta acción se realizó un arduo montaje policial que atravesó seis regiones del país para liberar en la frontera a 53 peruanos y seis bolivianos. Por otra parte, otro grupo de colombianos fue puesto en libertad en el aeropuerto de Pudahuel.

«La idea nuestra, a fines de julio-agosto, es tener completado este proceso de expulsión de casi 200 ciudadanos extranjeros», dijo el subsecretario del Interior y Seguridad Pública, Rodrigo Ubilla, al medio citado.

De acuerdo al informe, fueron los mismos internos quienes solicitaron la expulsión a la justicia chilena.

SANTIAGO DE CHILE/Agencias