Con la muerte de Víctor Hugo Escobar, alias ‘Oti’, el Ministerio Público ordenó la extinción de sus casos y las investigaciones pendientes que se tenía en su contra.

El fiscal Departamental cruceño, Freddy Larrea, explicó que Oti fue sentenciado a 30 años de prisión por el asesinato a dos policías y que aún era investigado por la supuesta red de extorsión que manejada dentro de la cárcel de Palmasola, según la policía, a punta de vejámenes y torturas de los reclusos.

“Todas las causas abiertas contra este señor se extinguirían por efecto jurídico, al dejar de existir y no haber una persona física prácticamente quedarían sin ningún efectos legal y se extingues todos los procesos”, dijo.

Además, explicó que efecto jurídico “se archive obrados con relación a la persona fallecida”.

Sin embargo pese a la muerte de Oti y la extinción de sus casos, el proceso en contra de su esposa quien se encuentra detenida en la cárcel de Cochabamba y otros familiares por el delito de extorsión aún continuarán.

Santa Cruz/Fides