El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó hoy una orden ejecutiva para detener la separación de los niños inmigrantes de sus padres cuando estos son detenidos en la frontera sur.

El gobierno de Trump es objeto de fuertes críticas, tanto a nivel nacional como internacional, por la separación desde principios de mayo de más de 2.300 menores de sus padres inmigrantes, la mayoría de ellos huyendo de la violencia que asola Centroamérica.

«No me gustó ver a las familias separadas», dijo Trump en la ceremonia de firma del decreto, después de anunciar más temprano, en un dramático cambio en su discurso, que iba a poner fin a esta controvertida práctica.

«Tendremos fronteras muy fuertes pero mantendremos juntas a las familias», dijo el presidente de Estados Unidos, quien a principios de mayo lanzó una política de «tolerancia cero» hacia la inmigración ilegal, que ha resultado en la separación de familias.

«Creo que cualquiera con un corazón podría actuar de la misma manera», agregó, y señaló que su hija Ivanka y su esposa Melania tenían sentimientos muy fuertes sobre el tema.

Según el decreto, el Departamento de Seguridad Interior (DHS) será responsable de todo el proceso con las familias inmigrantes, y no los departamentos de Justicia, y de Salud como estipulaba la política anterior.

El texto da a entender que el gobierno tiene intención de retener a las familias indefinidamente, al cuestionar el Acuerdo de Flores de 1997, que establece un límite de 20 días para la detención de los niños, junto con sus padres.

Tomado de El Comercio

Tu comentario