En Oruro ha causado revuelo y duras críticas la amenaza del dirigente de los vecinos de Vinto Moisés Mamani, para iniciar movilizaciones pidiendo el cierre de la metalúrgica, si no son escuchados en su demanda de evitar la contaminación que existente en la zona.

Uno de los primeros en salir al frente, ha sido el secretario general de la Gobernación, Magín Herrera López, quien dijo que Mamani no tiene visión de desarrollo por el departamento, y que su pedido podría ser un extremo arbitrario.

Herrera lamentó las posiciones extremistas de los dirigentes y sobre todo acusando que la falta de agua es por el consumo del Horno Ausmelt, cuando no es así y por el contrario, se origina más bien en la superpoblación de la zona, con asentamientos irregulares.

También se ha pronunciado el presidente de la Comisión de Minería en la Asamblea Legislativa Departamental de Oruro, Vladimir Rodríguez Hurtado, quien aseguró que es “imposible que cierre la Metalúrgica Vinto”, tomando en cuenta que fue emplazada el año 1971 y por entonces no existía ninguna urbanización por ese sector.

Herrera añadió también que la Gobernación junto a técnicos del Ministerio de Medio Ambiente efectuarán investigaciones sobre el porqué de la falta de agua en la zona de Vinto y pidió a los dirigentes que no escondan la verdad y hablen sobre la utilización ilegal que hacen otras personas de esas fuentes de agua.

ORURO/Fides

Tu comentario