Aumenta la presión de los vecinos de la zona de Vinto que incluso no descartan el extremo de pedir el cierre de la Empresa Metalúrgica Vinto (EMV) a la que acusan de ser el primer factor de la contaminación en este sector.

Así lo hizo conocer el dirigente vecinal de esta zona, Moisés Mamani, al finalizar una nueva reunión que sostuvieron ayer con gente del Ministerio de Salud y el Ministerio de Medio Ambiente.

“No queríamos llegar a este extremo, pero nos están empujando”, enfatizó consciente de lo que esto puede representar.

“No hemos pedido que se cierre nada, pero al pasar los días, al pasar la irresponsabilidad del gerente de la metalúrgica de Vinto nos está obligando y han dicho los vecinos, queremos salud y que se vaya Vinto”, indicó a radio Fides Oruro.

Moisés Mamani anunció que en la siguiente reunión programada para el 28 de este mes, demostrarán cómo el Horno Ausmelt se está consumiendo gran parte del agua dulce que podría alimentar a unas 350 familias.

Informó que los vecinos, que incluso estaban dispuestos a reanudar el bloqueo de la carretera a Potosí, decidieron aceptar este compás de espera y sobre todo porque se han logrado arrancar en la reunión de ayer dos compromisos: la llegada de brigadas de médicos bolivianos para examinar la salud de los pobladores de Vinto y un examen toxicológico a 194 vecinos de la zona.

ORURO/Fides

Jhonny Saravia Miranda