El Gobierno negó que haya existido algún exceso en San Matías y defendió la acción de los uniformados de Umopar, quienes en la víspera le dispararon a un joven de 17 años causándoles la muerte debido a una persecución policial porque aparentemente hubo un cruce de fuego.

Según el viceministro de Defensa Social y Sustancias Controladas, Felipe Cáceres, al parecer los fugitivos tenían cocaína que fue arrojada en una mochila por lo que uniformados les advirtieron que paren, sin embargo al no tener respuesta más bien disparos al carro patrullero  por lo que a los policías no les quedó más que abrir fuego.

“Se registra este tipo de pérdida de un joven que lamentamos, pero también el Gobierno nacional no puede permitir, que a título de encontrar justicia de mano propia por pobladores del lugar, que hayan incendiado un recinto policial antinarcóticos, se han quemado vehículos, se ha quemado armamento, munición y cargadores”, sostuvo.

Cáceres también unció una querella penal contra los pobladores que participaron de ese acto vandálico. “Esta tarde la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico y las autoridades correspondientes vamos a hacer la denuncia correspondiente ante el Ministerio Público”, puntualizó.

SANTA CRUZ/Fides

Tu comentario