Con el hallazgo en Paraguay de los restos del avión comandado por el boliviano Rafael Pabón se cierra un capítulo que ha fascinado a los historiadores aeronáuticos de la Guerra del Chaco (1932-1935): el combate aéreo que costó la vida al más legendario de los pilotos del país andino.

Los restos del biplano pilotado por Pabón, un Curtiss-Wright CW-C14R Osprey, fueron encontrados la semana pasada en una estancia rural cercana a la localidad de Florida, en el Chaco paraguayo.

Y este miércoles, y a partir de las placas encontradas en el motor, se confirmó que se trata del avión pilotado por Pabón, nacido en 1903 y considerado un héroe en su país.

Pabón falleció junto a su artillero, Mario Calvo, tras ser derribados por un avión de reconocimiento paraguayo.

Ambos cayeron en agosto de 1934 durante el combate aéreo que mantuvieron el Potez 25, de fabricación francesa y pilotado por Carmelo Peralta y Rogelio Etcheverry como artillero.

De ese enfrentamiento se tienen abundantes datos, principalmente por el testimonio de Peralta y la posterior labor de historiadores como el paraguayo Antonio Luis Sapienza, un estudioso del batallar aéreo en esa guerra, que enfrentó a Paraguay y Bolivia.

Sapienza explicó que los cuerpos de Pabón y Calvo fueron recogidos unos días después del derribo por las fuerzas bolivianas, que luego les dieron honores y sepultura.

Otro contingente boliviano se llevó una de las dos ametralladoras del avión, dejando la otra junto a los restos hallados esta semana en la propiedad de un colono menonita.

ASUNCIÓN, PARAGUAY/Agencias