La juez Estrella Montaño decidió dictar detención preventiva en la cárcel de Palmasola, de Santa Cruz, para Carmen Cuéllar, la supuesta propietaria de la vagoneta que transportó al sicario que mató al piloto Pablo Suárez.

El fiscal de materia, José Parra, indicó que la imputación básicamente fue basada por el delito de asesinato en grado de complicidad porque la implicada se niega a dar información sobre el paradero de su esposo, quien supuestamente sería el autor intelectual de esta muerte, que fue por encargo, y sería la persona quien aparentemente manejaba el vehículo aquel día fatídico.

“La comisión de fiscales ha presentado todos los elementos y la señora Juez ha determinado la detención preventiva (…). Existen los riesgos procesales”, dijo.

A través de las cámaras de seguridad se ve que de la vagoneta de color plomo baja el sicario identificado como Andrés Ávila, quien en la zona del tercer anillo y canal Cotoca, decide acabar con la vida de Suárez con más de ocho balazos delante de su familia.

En tanto una familiar del fallecido, que llegó desde el Beni, dijo no conocer a la mujer que fue imputada por la Fiscalía ni a los supuestos sicarios que acabaron con la vida del piloto, esta persona quien no quiso ser identificada negó que Pablo Suárez haya tenido negocios ilícitos por lo que pidió que se esclarezca su muerte que tiene conmocionada a toda su familia.

SANTA CRUZ/Fides