Con una población carcelaria que está a poco de llegar a 1.000 personas en un recinto que máximo albergaba a 300, se están desplegando todos los esfuerzos necesarios para concluir la construcción de la nueva cárcel y tras haber superado algunas dificultades que mantuvieron paralizada la obra por casi una década.

Está a punto de culminar la instalación del muro perimetral y de una vez por todas trasladar a algunos de los internos que actualmente viven en total hacinamiento, según un reporte de radio Fides Oruro.

“Estamos en ese desafío”, comentó la presidente de la Comisión de Constitución y Justicia en la Asamblea Legislativa Departamental de Oruro, Dannythza Villarroel, a tiempo de describir el estado actual del nuevo penal ubicado en proximidades a la parte norte del Aeropuerto Internacional Juan Mendoza.

“Si bien los servicios básicos llegan a la puerta es urgente completar las conexiones internas, junto a otros requerimientos y eso ya depende del Ministerio de Gobierno, a donde vamos a acudir y esperamos atención inmediata, porque el hacinamiento en la vetusta cárcel ya es insostenible”, complementó.

ORURO/Fides

JSM