Mariano Rajoy, expresidente de España. (LV)

El líder socialista Pedro Sánchez se apresta a convertirse en el nuevo presidente del Gobierno de España, luego de una moción de desconfianza este viernes en el parlamento que llevó a la caída del gobierno conservador, encabezado por Mariano Rajoy.

La designación de Sánchez debe ser publicada en la gaceta oficial antes de prestar juramento ante el rey Felipe VI el sábado y nombrar su gabinete la semana próxima.

Para prevenir un vacío de poder tras un voto de desconfianza, la constitución española hacer al autor de la moción, en este caso Sánchez, el nuevo líder del país con efecto inmediato.

El fin de más de seis años de Mariano Rajoy como jefe del Gobierno marcó la primera caída de un premier por votación parlamentaria en cuatro decenios de democracia.

Rajoy estrechó la mano de Sánchez al conocerse los resultados.

“Ha sido un honor ser presidente del Gobierno de España. Ha sido un honor dejar una España mejor de la que encontré. Ojalá mi sustituto pueda decir lo mismo en su día, se lo deseo por el bien de España”, dijo Rajoy. “Gracias a todos los españoles y suerte”.

En tanto, Sánchez dijo que utilizará el puesto de presidente del Gobierno para gobernar con decisión y ocuparse de los problemas sociales después de años de austeridad.

“Soy consciente de la responsabilidad que asumo y del momento político tan complejo que vive nuestro país”, por lo que prometió buscar consenso en entre las fuerzas políticas para “transformar y modernizar” España y “atender las urgencias sociales de mucha gente que sufre precariedad y desigualdad”.

La reputación del Partido Popular de Rajoy sufrió un duro golpe por un fallo de la corte la semana pasada que le identificó como beneficiario de un vasto esquema de sobornos por contratos.

Sánchez, que será el séptimo presidente del Gobierno de España desde el regreso a la democracia a finales de 1970, llega al poder tras una reversión impresionante de sus fortunas políticas.

MADRID, ESPAÑA/Agencias