El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. (Las Américas)

El régimen bolivariano de Nicolás Maduro quiere pasar página rápidamente tras la sombra de fraude de las últimas elecciones presidenciales celebradas el pasado domingo en Venezuela. Por eso, desde el momento de su toma de posesión, reconoció que algunas cosas no se habían hecho bien y que era «necesario cambiarlas» y mejorarlas, al tiempo que anunciaba una amnistía para presos políticos, aunque no especificó el número.

En este sentido, la Comisión de la Verdad que preside Delcy Rodríguez, que también dirige la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, prepara, con carácter inminente, esta medida de gracia, según ha podido saber ABC. Se trata de un gesto planificado totalmente de cara al exterior con el que el régimen de Maduro quiere mostrar una cara amable que aplaque, no solo las denuncias e irregularidades de los últimos comicios, sino las posibles sanciones económicas que manejan tanto Estados Unidos como la Unión Europea.

La Comisión que preside Delcy Rodríguez, quien también ha ejercido bajo la presidencia de Maduro las carteras de Relaciones Exteriores, y de Comunicación e Información, no ha determinado aún un número exacto de disidentes políticos, pero plantea una medida que contemplará la citada liberación masiva.

El pasado viernes el Gobierno venezolano confirmó la liberación de 20 personas que eran considerados presos políticos en el país sudamericano, algo que las organizaciones de derechos humanos han celebrado, sin dejar de recordar que hay cerca de 350 que siguen detenidos por sus ideas políticas.

Tomado de ABC

GMR