Inauguración de los juegos Odesur. (APG)

Los XI Juegos Suramericanos fueron inaugurados la noche de este sábado en el estadio Félix Capriles de la ciudad de Cochabamba en medio de algunos incidentes y una pomposa muestra de la cultura boliviana.

Las danzas típicas del occidente y oriente del país se presentaron en gran parte del acto inaugural y el marco musical estuvo a cargo de reconocidos grupos del folclore boliviano, como Kalamarka, Llajtaymanta y Los Kjarkas.

Así las delegaciones deportivas de Argentina, Aruba, Brasil, Chile, Colombia, Chile, Ecuador, Guyana, Panamá, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay, Venezuela y el anfitrión Bolivia disfrutaron de la cultura boliviana.

El presidente de la Organización Deportiva Suramericana (Odesur), Camilo Pérez, dio la bienvenida a los Juegos y recordó que el evento deportivo retorna a Bolivia después de 40 años.

En esta versión “se ha organizado los Juegos récords de Odesur con 4.030 atletas, 1.600 oficiales, 1.270 árbitros, 47 disciplinas deportivas y 16 de ellas clasificatorias para los Juegos Panamericanos. Juntos la Odesur y Bolivia han demostrado que rendirse no era una opción y hemos superado absolutamente todos los obstáculos”, remarcó.

Inauguración de los juegos Odesur. (APG)

Mientras, el ministro de Deportes de Bolivia, Tito Montaño, que fue el encargado de hacer la apertura oficial de la cita deportiva, no corrió con la misma suerte porque fue abucheado por miles de asistentes.

La autoridad gubernamental es cuestionada por las denuncias de deportistas nacionales que aseguran que no les brinda el suficiente apoyo económico y también por los contratos que realizó para llevar adelante el evento internacional en Cochabamba.

Otro incidente que se registró en el estadio es el pedido de respeto al voto del referendo del 21 de febrero de 2016, fecha en que la mayoría de los bolivianos se opuso a una nueva reelección del presidente boliviano, Evo Morales, quien estuvo en el acto inaugural junto a su par de Paraguay, Horacio Cartes, y otras autoridades.

“Bolivia dijo No”, “Bolivia dijo No”, se escuchó decir en el Capriles en más de una ocasión, pero luego inmediatamente los policías se movilizaron e incluso, según un video que se hizo viral en redes sociales, intentaron echar del estadio a una joven que estaba con una polera del “21F”.

Otro hecho que llamó la atención fue la queja de personas que no lograron entrar al estadio pese a que tenían las entradas en sus manos y algunos de ellos, en medio de su desesperación, incluso trataron de ingresar por la fuerza trepando por las rejas.

COCHABAMBA/Agencias