Nicolás Maduro juro el jueves ante la Asamblea Nacional Constituyente. (Diario Octubre)

En un aparente acto desesperado por buscar legitimidad, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, decidió juramentarse este jueves ante la Asamblea Nacional Constituyente que impulsó él mismo hace menos de un año.

“El presidente adelanta la juramentación porque no quiere dejar el vacío de aquí a enero. Él necesita darse legitimidad en el proceso, aunque sea la legitimidad chavista”, aseguró el analista Luis Vicente León.

Maduro tomó lo que sería un “primer juramento” como “presidente reelecto” de Venezuela tras la votación ocurrida el pasado domingo y en la que obtuvo menos de 30 por ciento del padrón electoral, 6,1 millones de votos.

Para los expertos, la ceremonia simbólica, al igual que el adelanto de las presidenciales, hacen parte de una estrategia más grande debidamente trazada por el mandatario y su cúpula para evitar llegar a votaciones en diciembre. Esto debido a que el colapso económico de Venezuela es tal que lo más seguro es que Maduro perdiera los comicios si aguardaba la víspera.

Sumado a lo anterior, diciembre era una fecha que le daba tiempo a la oposición para escoger y posicionar un candidato unitario, contrario al momento que se vive hoy.

Así, aunque el período presidencial comienza en enero del 2019, este juramento contó con toda la parafernalia estatal venezolana, incluyendo la presencia de los representantes del Poder Judicial y el Poder Electoral pero con una notoria ausencia: la de cualquier representante de la Asamblea Nacional, único poder público ante el cual deben juramentarse los presidentes según la Constitución venezolana.

Tomado de El Tiempo

GMR

Tu comentario