El gerente General del Banco estatal, Rolando Marín. (El País)

A raíz de los tres desfalcos ocurridos en diferentes sucursales del Banco Unión, la nueva Gerencia Nacional dispuso el cambio de las principales cabezas en varias regiones del país y reforzó las medidas de seguridad en las diferentes oficinas.

El gerente General del Banco estatal, Rolando Marín, informó que por recomendaciones de la Autoridad de Fiscalización del Sistema Financiero (ASFI) se aplicarán tres nuevas acciones inmediatas como la creación de tres unidades: la Unidad de Control y Administración de Efectivo, la Unidad de Monitoreo de Fraude Interno y la Unidad de Auditoría Permanente.

“La Unida de Control de Administración de Efectivos, que es de la Gerencia de Riesgos, está visitando agencia por agencia para verificar el cumplimiento relativo al manejo de tesorería”, indicó según un reporte de radio Fides Santa Cruz.

El funcionario que asumió la Gerencia Nacional en octubre del año pasado remarcó que los tres casos conocidos datan de la anterior administración, entre las gestiones 2015 y parte de 2017, sin embargo dejó en claro que en la industria financiera pueden presentarse este tipo de casos por el mismo riesgo que tiene la actividad.

“En la industria bancaria, que es unan industria de riesgo, (hay) cierta frecuencia en este tipo de fraudes, entonces vemos que algunos de los temas son estadísticamente probados de que van a ocurrir”, aseveró.

Los tres casos están en investigación con detenidos, pero el referido al de Santa Cruz, Marín, confirmó que existen otros funcionarios de cargos jerárquicos implicados que son investigados.

SANTA CRUZ/Fides

GMR-PCA