El Mayo Francés. (LV)

En mayo de 1968, un grupo de jóvenes impulsados por las nuevas ideas de un mundo más justo y equitativo salieron a las calles de París a exigir un cambio en la política del presidente Charles de Gaulle, manifestaciones que fueron reprimidas y que provocaron que el presidente francés Charles de Gaulle convocara a elecciones anticipadas.

Todo comenzó un 22 de marzo, cuando el movimiento que lleva el mismo nombre exigió la modernización de los planes de estudio y tener derecho a celebrar reuniones políticas, pero fueron reprimidos por la policía.

La convocatoria de esta revolución se extendió y durante una reunión en la Universidad de la Sorbona, surgieron los primeros enfrentamientos violentos, relata el historiador Felipe Pigna en una publicación del diario El Clarín, de Argentina.

Pigna describe a aquellos jóvenes, quienes “soñaban con un mundo más justo, menos hipócrita y miraban con admiración hacia Latinoamérica y Vietnam, que le hacían frente con lo que tenían a las ambiciones del Imperio”.

En apoyo, los obreros, quienes también empezaban a enfrentar problemas de salarios insuficientes, iniciaron una huelga. Según el texto El inicio de una era, publicado en la página Situationist International OnLine, estas huelgas convocaron a 11 millones de trabajadores.

Desde ese momento, las represiones y los enfrentamientos entre manifestantes y policía no cesaron.
Estos jóvenes fueron los impulsores de una revolución del pensamiento que se extendió a países como España, Argentina, Uruguay, Italia, Checoslovaquia y México (impulsando el movimiento que desató la matanza del 2 de octubre).

Revolución apagada
La Primavera de Praga fue un intento de liberalización política en Checoslovaquia, del 5 de enero al 20 de agosto de 1968, liderado por Alexander Dubcek. Terminó con la invasión de tropas de la URSS y los aliados de Varsovia.

PARÍS, FRANCIA/Agencias