Un enfrentamiento que se registró el pasado miércoles en el Congreso del Magisterio Urbano del país, donde no solo se registró empujones y gritos, sino también se vio que las sillas volaban de un lado a otro, dejó sin rumbo la elección de los nuevos dirigentes y dividió a los maestros.

Un grupo de ellos, afines al Gobierno, y dirigidos por el profesor Wilfredo Pinaya decidió trasladar el Congreso a la ciudad de Santa Cruz de la Sierra. Mientras que otro grupo que se quedó en la población de Camiri del departamento de Santa Cruz, formado por dirigentes de La Paz, Cochabamba, Oruro, Potosí, Sucre y Monteagudo, analiza el conflicto.

La dirigente de la Confederación del Magisterio Urbano, Vilma Plata, denunció, en contacto con el portal digital de radio Fides, que tras la “batalla campal” del miércoles los dirigentes de Santa Cruz decidieron trasladar el congreso a su ciudad. “Pretenden instalar un congreso falso con los oficialistas”, apuntó.

La dirigente denunció que el partido de Gobierno Movimiento Al Socialismo (MAS) envió a dicho encuentro nacional a una delegación de unas 30 personas que no estaban acreditadas.

Según Plata, por este hecho la elección se vio truncada pues ni siquiera pudieron elegir el presídium, por tanto, como es “imposible llevar adelante el congreso”, pedirán que se declare que sigue vigente la antigua dirección a la cabeza del profesor Wilfredo Siñani.

LA PAZ/Fides

GMR