Raúl Castro Ruz y Miguel Diaz Canel. (Cubanet)
Raúl Castro Ruz y Miguel Diaz Canel. (Cubanet)

Raúl Castro, que este jueves deja la presidencia de Cuba tras doce años, «encabezara las decisiones de mayor trascendencia para el presente y el futuro de la nación», aseguró el recién designado sucesor, Miguel Díaz-Canel, en su primer discurso como gobernante.

Ante la Asamblea de Cuba (Parlamento unicameral), Díaz-Canel dejó claro que aunque Castro se retira de la primera línea política, ya que tampoco formará parte del recién renovado Consejo de Estado, su opinión seguirá teniendo un enorme peso para el nuevo Gobierno.

Castro, que fue reelegido diputado en las elecciones generales de marzo y fue el candidato más votado del país, recibió en pie y muy sonriente una ovación de los más de 600 diputados del Parlamento cubano después de que el nuevo presidente subrayara que «Cuba lo necesita».

Díaz-Canel, considerado un discípulo aventajado del menor de los Castro, dedicó una considerable parte de su primer discurso a reconocer el legado del ya expresidente durante sus dos mandatos.

«Con firmeza, sin apego a los cargos, con serenidad, madurez, confianza y firmeza revolucionaria, se mantiene por legitimidad y mérito propio al frente de la vanguardia política», señaló en referencia a la permanencia de Raúl Castro al frente del Partido Comunista de Cuba (PCC, único legal) hasta el próximo congreso de la formación en 2021.

Antes, había reivindicado el papel del PCC como único partido que «no nació de la fractura o atomización de otros» y «digno heredero de la confianza depositada por el pueblo en sus líderes».

Castro, según el nuevo presidente cubano, «asumió la dirección de Cuba en una difícil coyuntura económica y social y como estadista ha encabezado, impulsado y estimulado profundos cambios estructurales y conceptuales» dentro del proceso de actualización del modelo socialista de la isla.

LA HABANA, CUBA/Agencias

Tu comentario

Comments are closed.