El Papa Francisco en el Domingo de Ramos. (ACI)
El Papa Francisco en el Domingo de Ramos. (ACI)

El papa Francisco celebró la misa del Domingo de Ramos con la que da inicio la Semana Santa y se dirigió a los jóvenes cristianos para invitarles a «gritar» ante quienes intentan «manipular la realidad» y silenciarlos.

El Pontífice rememoró la entrada de Jesús de Nazaret en Jerusalén y explicó que la algarabía de sus fieles y discípulos despertó el «enojo e irritación» de algunos que, con el «relato» dominante, hicieron que la gente acabara por pedir su ejecución en la Cruz.

«Así nace el grito del que no le tiembla la voz para gritar: ‘¡Crucifícalo!’. No es un grito espontáneo sino el grito armado, producido, que se forma con el desprestigio, la calumnia, cuando se levanta falso testimonio», afirmó ante la plaza de San Pedro.

Estas acusaciones provienen «de quien manipula la realidad y crea un relato a su conveniencia y no tiene problema en ‘manchar’ a otros para acomodarse, el grito del que no tiene problema en buscar los medios para hacerse más fuerte y silenciar las voces disonantes».

La homilía de Francisco se produjo después de la procesión en la Plaza de San Pedro en la que, como es tradición, bendijo las palmas y ramas de olivo con las que los fieles participaron en este rito, con el que da inicio la Semana Santa.

Las celebraciones proseguirán con el conocido como «Triduo Pascual», los tres días que narran la Pasión y Muerte de Cristo: el Jueves Santo y la Última Cena, el Viernes Santo y el «Vía Crucis», la Vigilia Pascual del sábado y el Domingo de Resurrección.

EL VATICANO/Agencias

paa

Tu comentario

Comments are closed.