Una nube de gas cubre a los cocaleros. (APG)
Una nube de gas cubre a los cocaleros. (APG)

El conflicto de los cocaleros de Los Yungas de La Paz, cada día crece y no encuentra solución, por la confusión creada desde sectores del Gobierno que intentan dividir a este sector, que desde hace un año se convirtió en opositor.

En la tarde de jueves con presencia de la Defensoría del Pueblo de La Paz, representada por Teresa Zubieta, se posesionó a un Comité de Fundadores de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca), quienes dirigirán a la organización por dos años. El encargado de la presidencia es Honorato Hato, quien dijo que buscará la unidad del sector.

El dirigente de los movilizados, Willam Luna, sostuvo que los recién designados “no representan a nadie, porque los verdaderos fundadores ya fallecieron hace tiempo y los recién posesionados no representan a ninguna comunidad ni sindicato”.

El representante de los agricultores dijo que ellos mantedrán sus medidas de presión hasta recuperar su edificio y se reconozca a Franklin Gutiérrez como presidente de Adepcoca.

Detenidos

El comandante de la Policía, Faustino Mendoza, indicó que producto de los choques entre las fuerzas antimotines y los cultivadores de hoja de coca, se tiene 20 detenidos en la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) y serán puestos a disposición del Ministerio Público.

“En los incidentes de la mañana los aprehendidos fueron sorprendidos en posesión de objetos contundentes como palos de picota, bates, piedras, armas punzo cortantes y 54 bombas de fabricación cacera (molotov) preparadas para ser empleadas”, agregó el policía.

Sobre los heridos se reportó que seis fueron llevados al hospital de Clínicas y tres ya fueron dados de alta.

El conflicto comenzó hace diez días, cuando el Gobierno posesionó a un comité interino para dirigir el Mercado de la Coca y convocar a elecciones de una directiva de Adepcoca para el 15 de abril, pues consideran que Franklin Gutiérrez ya cumplió su gestión y ya no representa a los cocaleros yungueños.

LA PAZ/Fides

PAA