En la frontera con Brasil, largas filas para documentar pasaporte a toda hora. (El Tiempo)
En la frontera con Brasil, largas filas para documentar pasaporte a toda hora. (El Tiempo)

Estados Unidos anunció el martes que donará US$ 2,5 millones de dólares para ayudar a Colombia en el manejo de la crisis que está generando el ingreso diario de miles venezolanos al país.

La ayuda, que será suministrada por la Agencia de EE. UU. para el Desarrollo Internacional (Usaid), estará destinada a proporcionar asistencia alimentaria y de salud de emergencia a venezolanos en situación vulnerable y a las comunidades colombianas que los acogen.

«La negativa del régimen a permitir que la comunidad internacional brinde de manera directa asistencia humanitaria dentro de sus fronteras no hace más que propiciar el éxodo masivo», dijo Nikki Haley, embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas. Agregó que su país «mantiene su compromiso de trabajar» con Colombia.

«La afluencia de cientos de miles de venezolanos ha puesto a prueba los servicios médicos y sociales de las comunidades fronterizas colombianas y de otras partes en todo el Hemisferio Occidental. Lamentablemente, esta crisis en Venezuela, que actualmente se propaga por el resto de la región, es producto de la acción humana: es el resultado de la constante mala gestión política y la corrupción del régimen de Maduro», dijo por su parte Mark Green, encargado en jefe de Usaid en el Departamento de Estado.

Según Green, se trata de una «colaboración inicial» con Colombia, la Organización Panamericana de la Salud y el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas, que podría crecer a futuro.

Les pedimos a nuestros aliados en Suramérica proporcionar ayudas semejantes».

Green dijo, a su vez que EE. UU. seguirá buscando formas de asistir al pueblo venezolano mientras Maduro sigue negando libertades fundamentales y el acceso a necesidades humanitarias básicas a su pueblo.

La medida fue aplaudida por los representantes a la Cámara Ileana Ross-Lehtinen y Eliot Engel a través de un comunicado en el que pidieron expandir estos esfuerzos por todo el continente.

«Necesitamos hacer mucho más. Les pedimos a nuestros aliados en Suramérica proporcionar ayudas semejantes y que abran las puertas de sus países a los muchos venezolanos en situación desesperada. Y le pedimos a Usaid que incremente la ayuda para los refugiados venezolanos, no solo en Colombia sino en Brasil y otras naciones», dijeron los legisladores.

Según estos, la comunidad internacional está en mora de mostrar su liderazgo para atender la crisis de los venezolanos tanto al interior del país como por fuera.

Por su parte, la embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas (ONU), Nikki Haley, afirmó que la decisión de su gobierno se debe al reciente llamado de la ONU para proporcionar “ayuda inmediata” a los damnificados por la crisis venezolana.

“Esta financiación se suma a los 36,5 millones de dólares que Estados Unidos ya ha provisto para apoyar las operaciones humanitarias regionales de la agencia de refugiados de la ONU y otras organizaciones internacionales, incluido el apoyo a venezolanos vulnerables”, dijo Haley. “Los trágicos eventos en Venezuela ahora amenazan la inestabilidad en toda la región”, agregó.

Los trágicos eventos en Venezuela ahora amenazan la inestabilidad en toda la región».

La idea de la ayuda para Colombia surgió tras la visita del exsecretario de Estado Rex Tillerson a Colombia el mes pasado cuando se comprometió a buscar fondos para asistir al país en el manejo de la crisis.

‘Venezuela debe aceptar ayuda’

El presidente Juan Manuel Santos y su homólogo brasileño, Michel Temer, pidieron el martes nuevamente al gobierno de Nicolás Maduro que acepte la ayuda que varios países le han ofrecido.

“No entiendo cómo rehúsan este tipo de ayuda, cuando la crisis que padece Venezuela se agrava cada día”, dijo Santos. Temer aseguró por su parte que el hecho de que se mantengan relaciones con Maduro “no significa que auspiciemos lo que se está dando”.

Tomado de El Tiempo

GMR