Pobladores de otro sector como la comunidad indígena guaraní Yumao manifestó su rechazo a la represa Rositas. (Mongabay)
Pobladores de otro sector como la comunidad indígena guaraní Yumao manifestó su rechazo a la represa Rositas. (Mongabay)

El anhelado sueño cruceño de concretar el Proyecto Hidroeléctrico Rositas tropieza con el rechazo de habitantes de varias comunidades afectada con la construcción de sus siete represas que abarca la cueca del rio grande. Uno de los municipios en mostrar sus observaciones es Valle Grande donde cerca de 500 familias, en una superficie de 40 mil hectáreas serán afectadas y obligadas a ser reubicadas en otros terrenos.

Ante esta situación, según un reporte de radio Fides Santa Cruz, el alcalde de Valle Grande, Casto Romero, envió cartas a los ejecutivos de la Empresa Nacional de Electricidad (Ende) sin tener una respuesta a la propuesta alterna que ofrece para que la afectación no sea mayor.

“La represa Rosita nos afecta 45 mil hectáreas, 500 familias que no saben dónde van a ser desplazadas y un montón de temas ambientales que podemos ir enumerando, hemos hecho la propuesta de que subamos aguas arriba a la segunda represa que el mismo Ende plantea porque es una secuencia de siete represas a lo largo del río Grande y hemos hecho la propuesta que nos quedemos con la pesca, es más chica las áreas de afectaciones, menos familias por la topografía, menos familias afectadas y la producción de energía es mucho mayor, 700 megavatios, esa segunda represa seis mil, un poco más de áreas afectadas en relación a las 45 mil de Rosita y los 400 megavatios que produciría, en vez de perjudicar a los que están aguas abajo estaríamos beneficiando”, explicó.

Rositas forma parte del complejo de siete hidroeléctricas que se instalarán en la cuenca del río Grande y que abarcarán los departamento de Santa Cruz, Cochabamba y Chuquisaca, en conjunto aportarán 300 megavatios al Sistema Interconectado Nacional, será construido en el municipio de Abapó provincia Cordillera del departamento de Santa Cruz a un kilómetro de la confluencia de los ríos Grande y Rositas de donde nace su nombre, ocupará una extensión de alrededor de 150 mil hectáreas.

SANTA CRUZ/Fides

GMR-PC

Tu comentario