El expresidente de Perú, Alberto Fujimori. (El Clarín)
El expresidente de Perú, Alberto Fujimori. (El Clarín)

El indulto emitido por el Presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski la noche del pasado 24 de diciembre ha recibido críticas de diversos sectores y acaba de sumar un nuevo antecedente. Este fin de semana, el director ejecutivo para las Américas de la organización Human Rights Watch (HRM, por sus siglas en inglés), José Miguel Vivanco, publicó en Twitter sus dudas ante la transparencia de la decisión.

En la popular red social de 280 caracteres, Vivanco escribió sobre las visitas que Alberto Fujimori habría recibido en la cárcel y las numerosas llamadas desde miembros del Congreso peruano en los días previos a que Kuczynski le concediera su libertad por causas médicas.

«Curioso» es como califica el indulto «por su ‘delicado estado de salud'», escribió el ejecutivo en una publicación durante la noche del sábado y que ya cuenta con más de 190 retuits y 200 «me gusta», además de diversas respuestas de otros usuarios.

Vivanco en su mensaje asocia una publicación de la agencia de noticias Reuters en la que se detalla que «el día anterior al voto y durante las horas de debate [por la eventual destitución de PPK bajo el argumento de ‘incapacidad moral’], Fujimori recibió visitas en la prisión o habló por teléfono con al menos siete de los 10 congresistas que rompieron el pacto del partido en favor de mantener a Kuczynski en el poder».

Idea que el propio director para las Américas del HRW reforzó en su entrada en la plataforma el mismo 24 de diciembre en que se dio a conocer la noticia del indulto, escribiendo que «en lugar de reafirmar que en un estado de derecho no cabe un trato especial a nadie, quedará para siempre la idea que su liberación fue una vulgar negociación política a cambio de la permanencia de Pedro Pablo Kuczynski en el poder».

Tomado de Emol

GMR

Tu comentario