Bares en la Ceja de El Alto. (Archivo)
Bares en la Ceja de El Alto. (Archivo)

La alcaldesa de El Alto, Soledad Chapetón anunció la vigencia de la Ley Municipal 458/2017, dedicada a sancionar a propietarios de inmuebles que alquilen sus viviendas para el funcionamiento ilegal de locales de expendio y consumo de bebidas alcohólicas.

“Queremos anunciar a la población alteña que hemos promulgado la Ley 458/2017, esta normativa legal ha sido aprobada y trabajada en el Concejo Municipal de El Alto. Ha sido iniciativa de la Secretaría Municipal de Seguridad Ciudadana (SMSC), a pedido de las juntas vecinales de nuestra ciudad, las cuales han encargado, al Consejo de Seguridad Ciudadana en la última sesión del año 2016, que se pueda trabajar este documento”, aclaró la Alcaldesa.

La norma impone sanciones económicas a los dueños de casa que incurran en este tipo irregularidades. Las multas van desde 2.000 UFV (4.455 bolivianos) hasta los 10.000 UFV (22.325 bolivianos), con lo que se pretende evitar que los bares ilegales reabran sus puertas luego de ser clausurados.

La autoridad edil informó que, a través de la SMSC y la Intendencia, en estos dos años y medio de Gobierno Municipal se han realizado 10.848 operativos. De este número, más del 50 por ciento tiene relación con controles destinados a limitar y tratar de eliminar la venta de bebidas alcohólicas realizada de manera irregular e ilegal en la urbe alteña.

“La reincidencia de muchos de estos locales ha sido motivo por el cual se ha encargado esta normativa legal que titula: ‘Ley de corresponsabilidad de los propietarios o responsables de bienes inmuebles, donde funcionan actividades clandestinas de expendio de bebidas alcohólicas’. Por otro lado, la SMSC, a partir de hoy, va a cumplir con la reglamentación de la norma, a la cabeza del titular de esta instancia edil, Dorian Ulloa”, agregó la autoridad.

Anunció también que con la normativa en vigencia se pretende, en alguna medida, limitar las reincidencias que cometen los dueños de los domicilios de alquilar sus predios para el funcionamiento de bares clandestinos.

EL ALTO/AMC