Bolívar y San José empataron. (APG)
Bolívar y San José empataron. (APG)

En una jornada electrizante en el que la balanza podía inclinarse para cualquiera de los dos, el viernes los equipos de San José y Bolívar empataron a un tanto por lado en el estadio Jesús Bermúdez, de Oruro donde el 1 a 1 hace más daño al santo, pues se aleja más de la lucha por clasificar a la Copa Libertadores del siguiente año, en tanto que el celeste tiene la mesa servida para coronarse campeón con anticipación.

El partido de la décima novena fecha del Campeonato Clausura tenía el rótulo de reservado, por los objetivos que persiguen uno y otro elenco, hecho que también permitió que el estadio quede chico a la hora del juego, pues no entraba un alfiler más, el escenario estaba repleto de hinchas de ambos equipos, quienes durante todo el compromiso apoyaron a sus parcialidades.

Tanto los santos como el celeste habían mostrado que ingresaron al campo de juego a ganar, cada uno formuló sus argumentos para desequilibrar las defensas, intentaron llegar por todos los medios, los jugadores quedaron abatidos al término de la primera etapa, pues no se descuidaron, menos dejaron terreno para que aproveche el rival.

Fue un encuentro de esos que gusta ver una y otra vez, los jugadores de San José estaban concentrados, cuidaron las tres líneas y el arquero Carlos Emanuel Franco estaba atento para cualquier sorpresa, hasta el gol de Bolívar era imbatible, la visita hizo lo suyo lo que originó que los hinchas a observar el encuentro con el Jesús en la boca, el resultado en cualquier momento se inclinaría para uno de los dos lados.

Bolívar manejó bien los espacios, en el medio terreno hizo lo suyo, todos se complementaron, el juego de conjunto fue más que evidente, pero para los dos equipos el arco se cerró hasta que finalizó un buen primer tiempo, los jugadores estaban cansados y rápidamente ganaron los camarines para aprovechar el descanso.

Para el segundo tiempo el ambiente fue más caliente, ambas parcialidades tenían un objetivo que cumplir, los santos estaban obligados a ganar para meterse en la pelea de la plaza la Copa Libertadores, la mochila era pesada, pero los jugadores se dieron modos de llevarla adelante. Ambos equipos jugaron toda esta etapa sin la conducción de sus entrenadores, Néstor Clausen y Beñat San José Gil, fueron expulsados al término de la primera mitad del encuentro.

Bolívar también estaba en la búsqueda de los puntos, los Juan Carlos Arce, Gastón Sirino y Marcos Riquelme jugaron atentos para sorprender al arquero Franco, quien no quería que su arco caiga y se esforzó como pudo, para atajar su sector.

Cuando se jugaba el minuto 62 un balde de agua fría sorprendió a la parcialidad santa, un cabezazo de Marcos Riquelme, de Bolívar dejó congelados al crédito orureño, el pase fue de Edemir Rodríguez quien pasa la pelota como con la mano para que el delantero anote el 0-1, parcial.

Los santos no se resignaron, el juego fue de ida y vuelta, a los 72 minutos Miguel Suárez, de San José sorprende al arquero Matías Dituro, quien nada puede hacer ante el remate directo al arco tras una habilitación perfecta, el jugador se anima a disparar y logra su cometido, con el marcador igualado (1-1) la lucha comienza una vez más.

Los minutos que quedaban para que finalice el encuentro simplemente fue electrizante, los jugadores de los dos equipos querían la victoria, intentaron de larga distancia, corrieron pero el tiempo se terminó, el empate hace más daño a los santos, mientras que permite que Bolívar acaricie el título por lo que la pelea continúa, pues quedan tres fechas para que finalice el campeonato.

ORURO/APG