El Papa y Evo Morales en el abrazo de bienvenida. ABI
El Papa y Evo Morales en el abrazo de bienvenida. ABI

El presidente Evo Morales ratificó su rechazo este miércoles el pedido que hizo Chile al Papa Francisco para que no se refiera al tema marítimo durante su visita a territorio chileno en enero próximo y consideró como una «grave ofensa» esa actitud.

“Prohibir (y) callar al hermano Francisco es grave ofensa contra el Papa de los pobres. La oligarquía chilena (está) acostumbrada a mandar a callar”, expresó Morales, mediante su cuenta de Twitter.

Sin embargo, aseguró que Chile no callará a 48 presidentes y 45 personalidades de ese mismo país que respaldan la demanda marítima boliviana.

Ayer, el embajador de Chile ante el Vaticano, Mariano Fernández, pidió al Papa Francisco no opinar sobre el tema marítimo hasta que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya emita un fallo sobre la demanda boliviana.

«El gobierno de Chile pide a toda persona que se abstenga de opinar hasta que se pronuncie el tribunal de La Haya (…) Eso se lo pedimos no solo al Papa sino que a toda persona, a los amigos, a la opinión pública, que no se pronuncien hasta el fallo, que cumpliremos rigurosamente, sea cual sea», refirió Fernández en conferencia de prensa.

LA PAZ/Fides