Carlos Lampe. (APG)
Carlos Lampe. (APG)

Después de la complicada tarde que tuvieron los seleccionados, la Verde ya se encuentra en el sitio de concentración (en la ciudad de Santa Cruz) pensando en Uruguay con el que jugará en Montevideo el siguiente martes (20:30) por la última fecha de eliminatorias. El técnico Soria ya tiene el plan de trabajo hasta antes del viaje con la idea de una buena presentación.

El equipo nacional llegó a Santa Cruz la noche del jueves e inmediatamente se trasladaron rumbo al hotel de concentración, los jugadores tuvieron un corto descanso para recuperar fuerzas, cada uno de ellos volcó la hoja y su concentración ya está en el siguiente rival, cuyo seleccionado logró un empate ante Venezuela de visitante y acaricia el Mundial al mando de Oscar Washington Tabárez.

La Verde empató Brasil en la ciudad de La Paz donde el marcador terminó en cero (0-0), cuyo resultado le sirve al equipo nacional para las estadísticas pues está eliminado del Mundial y sólo debe cumplir con la programación, ese encuentro quiere ser ganado por el grupo de jugadores que dirige el técnico Mauricio Soria, quien también deberá observar el juego desde las tribunas debido a que sobre él se mantiene el castigo de suspensión (son dos ya cumplió ante Brasil).

El grupo que fue exigido en la ciudad de La Paz tuvo algunas horas más de descanso que fueron aprovechadas para recibir la visita de sus familiares que se encuentran en la capital cruceña, en tanto que el segundo grupo entrenó en la cancha del club Blooming (práctica regenerativa y aeróbicos). Por la tarde la práctica fue programada en el estadio Ramón Aguilera Costas, cuyo horario de inicio fue modificado.

«Tuvimos un partido complicado, hubo mucha exigencia propusimos con mucha dinámica, estuvimos concentrados que nos permitió mantener el arco en cero. Brasil llegó con jugadores rápidos y veloces, con muchas virtudes. Estamos pensando ya en Uruguay, hay que recuperar fuerzas para despedirnos como uno quiere, bien», aseveró Ronald Raldes, quien es uno de los futbolistas más experimentados del elenco boliviano.

Para este partido el técnico cochabambino ya podrá contar con Jhasmani Campos y Alejandro Chumacero, ambos mediocampistas están habilitados después de cumplir con sus partidos de suspensión, el primero por amarillas y el segundo por la roja.

Entre tanto, en Santa Cruz el golero Carlos Lampe fue uno de los más requeridos por la prensa nacional, el meta el jueves tuvo una de esas tardes que no podrá olvidar, pues salvó Bolivia en más cinco ocasiones con tapadas extraordinarias que le permitió ocupar las principales páginas deportivas de este lado del continente.

«Lo que pasó ayer en el estadio no sé qué título ponerle, sólo me queda agradecer a la gente que nos apoyó y alentó hasta el último. La verdad que se me puso la piel de ganilla, sólo pensaba que tenía que seguir tapando y tapando. Fue muy emocionante, pero mi rendimiento no es producto de la casualidad, es muestra del sacrificio y el trabajo que se realiza pero con mucha humildad, quienes jugamos en el exterior sabemos que al boliviano le toca trabajar el doble para poder sobresalir, soy consciente de que debo seguir mejorando y con los pies sobre la tierra», dijo el arquero de Huachipato.

Después del partido en la ciudad de La Paz el meta recibió una lluvia de felicitaciones, no sólo de la prensa local, también del exterior, en Brasil le nominaron como «el héroe boliviano», ese denominativo fue subrayado por oglobo.com.

«Estoy agradecido, uno siempre aspira a más, quiere crecer más, entonces creo que estos partidos te dan muchas posibilidades para poder lograr todo lo que quieres. En Chile me siento bien, me tratan súper bien, pero quiero seguir creciendo», finalizó Lampe.

SANTA CRUZ/APG