El rey de España, Felipe VI. (C d R)
El rey de España, Felipe VI. (C d R)

El rey de España, Felipe VI, acusó este martes a los dirigentes catalanes de situarse «totalmente al margen del derecho y de la democracia», y afirmó que el Estado va a «asegurar el orden constitucional», dos días después del referendo de autodeterminación prohibido por la Justicia.

«Con sus decisiones han vulnerado de una manera sistemática las normas aprobadas legal y legítimamente, demostrando una deslealtad inadmisible hacia los poderes del Estado», declaró en su alocución televisada, la primera reacción a la consulta.

«De una manera clara y rotunda, se han situado totalmente al margen del derecho y de la democracia». Como resultado, añadió, «hoy, la sociedad catalana está fracturada y enfrentada».

Responsabilidad del Estado

Por ello, y «ante esta situación de extrema gravedad», apuntó, «es responsabilidad de los legítimos poderes del Estado asegurar el orden constitucional y el normal funcionamiento de las instituciones, la vigencia del Estado de Derecho y el autogobierno de Cataluña, basado en la Constitución y en su Estatuto de Autonomía».

Entre otras medidas, el Estado español puede recurrir al artículo 155 de la Constitución española, que permite intervenir la autonomía de una región si «no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan».

Desde hace meses se ha especulado sobre si el gobierno español de Mariano Rajoy recurrirá a esa medida en Cataluña.

Este lunes, el ministro de Justicia no lo descartó, afirmando que ante una eventual declaración unilateral de independencia, el Estado hará «todo lo que la ley permite para impedir que sea así».

MADRID, ESPAÑA/Agencias