Niño que vivía en la casa de un perro. (Anghy Guaygua)
Niño que vivía en la casa de un perro. (Anghy Guaygua)

La historia del niño de 13 años que vivió en la casa de un perro durante dos semanas  en la zona Ballivian de la ciudad de El Alto, fue analizada por el psicólogo Rodrigo Ayo, quien manifestó que el menor busco sobrevivir ante las adversidades de la vida y una sociedad indolente y falsa para optar por un hogar pequeño, improvisado y poco alternativo.

“El niño es un sobreviviente, es como una plantita que apunta hacia la luz y no se permite dejar vencer por la circunstancias de la vida. En sus planes esta  haber encontrado un lugar propio seguro y protegido que lo encuentra en la casa de un perro”, explicó el profesional.

Ayo, manifestó que es fácil criticar la situación de la familia del menor pero  tampoco se conocen las condiciones de pobreza, adicciones que llevo a los padres a  dejar a sus hijos  en un centro de acogida.

“Este caso no es aislado sino es una realidad nacional, porque aquí hay hambre y pobreza, donde las autoridades piensan monumentos y se olvidan  que existen niños”, agrego el psicólogo.

Sin embargo Ayo, aclaró que la agresividad en el niño  no es de extrañarse por que probablemente compartió violencia en los hogares, no hubo modelos de generosidad, amor, hogar ni nada que lo obligaron a tener  que sobrevivir.

LA PAZ/Fides

GCCH

Tu comentario

Comments are closed.