Frontis del Ministerio de Trabajo.(Min. Trabajo)
Frontis del Ministerio de Trabajo.(Min. Trabajo)

El jefe departamental de Trabajo de La Paz, Ariel Alanoca, informó el jueves que se inició el proceso de cuantificación de los salarios y beneficios que debía percibir Tomasa Machaca, la mujer que fue esclavizada por sus empleadores durante 36 años.

«Se ha tomado contacto con la familia y con su abogada y se está en proceso de la elaboración de la liquidación que le corresponde por los años trabajados y no pagados, estamos hablando de salarios devengados, aguinaldos, dobles aguinaldos, vacaciones, duodécimas de vacación indemnización y otros», explicó en conferencia de prensa.

Tomasa  Machaca de 54 años de edad denunció ante la fiscalía a la familia Omonte porque con la que trabajó desde sus 15 años sin percibir salario y sin que se le permita una salida de la casa donde prestó sus servicios para pagar una deuda que su padre adquirió con sus empleadores.

Alanoca dijo que el ministerio está viendo la posibilidad de apersonarse ante la fiscalía para asumir una «férrea» defensa de los derechos laborales de Machaca.

«Nosotros necesitamos que asista a una audiencia el empleador (…) estamos todavía determinando el monto, determinamos el monto y vamos a convocar a la familia a que se apersone por el Ministerio de Trabajo para aclarar esta situación», precisó.

A su juicio, el documento de descargo que presentó la familia Omonte en el que se establece que Machaca renunció a cualquier beneficio, genera sospechas porque se ve la mitad de la firma de la señora, además que no se presentaron testigos del actuado.

«Nos llama la atención que este documento tenga una firma a medias, no entendemos por qué está la impresión digital de la trabajadora, cuando la trabajadora sabe firmar», añadió.

Señaló que el empleador debe presentar las papeletas de pago de cancelación del salario y otros como descargo, caso contrario «en materia laboral opera el principio de la inversión de la prueba».

LA PAZ/

Comments are closed.