El vicepresidente, Jorge Glas. (El Comercio)
El vicepresidente del Ecuador, Jorge Glas. (El Comercio)

La Fiscalía General de Ecuador pidió este martes a la Corte Nacional de Justicia que no permita la salida del país del vicepresidente Jorge Glas, a quien hoy se le realiza una «audiencia de vinculación» penal al caso Odebrecht junto a otros diez sospechosos.

«En relación al vicepresidente, el fiscal Carlos Baca solicita medida cautelar de prohibición de salida del país», informó la Fiscalía en su cuenta de Twitter.

La Corte Nacional de Justicia de Ecuador comenzó este martes a oír los argumentos para vincular penalmente al vicepresidente en un caso relacionado con las tramas en el país de la empresa brasileña Odebrecht, un caso en el que hay una decena de implicados.

El político, que ganó la Vicepresidencia en las elecciones del pasado abril de la mano del presidente Lenín Moreno, ha negado cualquier delito en relación a los contratos de la firma brasileña cuando estuvo al frente de los sectores estratégicos y energéticos del país en el gobierno del anterior presidente Rafael Correa, también del movimiento de izquierdas Alianza País.

Glas se abstuvo este martes de acudir a la audiencia, en la que estuvo representado por su abogado, Eduardo Franco Loor, ex juez de la Corte Nacional de Justicia y quien a su llegada no hizo declaraciones a los medios ni confirmó si su cliente llegaría en algún momento. Según el diario El Comercio, sí acudió un asesor del vicepresidente, Vicente Peralta, quien se sentó en el sector destinado a la defensa.

Durante la sesión, que se reanudará por la tarde, el fiscal general, Baca Mancheno, estableció «la existencia de 8 fundamentos para vincular en el proceso de asociación ilícita» al vicepresidente, informó la Fiscalía sobre los «indicios» por los que ha pedido su «vinculación penal» al caso, en un proceso por el que una persona interrogada pasa a la condición de sospechoso imputable.

Glas, que prestó declaración a principios de agosto ante la fiscal Diana Salazar, es sospechoso de un delito de «asociación ilícita» en contratos adjudicados a la empresa Odebrecht de los cuales se habrían presuntamente beneficiado. En el expediente constan otros diez sospechosos, entre ellos un tío del vicepresidente, Ricardo Rivera.

Para seis de los sospechosos el fiscal ha pedido prisión preventiva, en tanto que para los ex directivos de Odebrecht no ha solicitado medida cautelar alguna.

La «audiencia de vinculación» contra Glas tiene lugar después de que la Asamblea Nacional autorizara el proceso judicial el pasado viernes, requisito ineludible dada su condición de aforado.

La Fiscalía requirió la «vinculación» después de que en las investigaciones llevadas a cabo estos últimos meses por la fiscal Salazar el nombre de Glas emergiera como sospechoso y posible implicado.

Como el día en el que el vicepresidente fue llamado a declarar ante la Fiscalía, también hoy un pequeño grupo de seguidores se personaron para expresarle su apoyo ante la corte.

Tomado de Infobae

GMR