Imagen referencial. (Redes)
Imagen referencial. (Redes)

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) presentó una nueva actualización de sus proyecciones de crecimiento económico del Producto Interno Bruto (PIB) para 2017 y ratificó que Bolivia tendrá un incremento del 4 por ciento.

Asimismo, la Cepal mantuvo su previsión de crecimiento económico de la región de un 1,1 por ciento en 2017, tras dos años de contracción, gracias a un contexto internacional que muestra mejores expectativas, informó el organismo de Naciones Unidas.

“Pese a los riesgos geopolíticos», apunta también a una mejora en los precios de las materias primas que exporta la región, precisó este ente en su Estudio Económico para América Latina y el Caribe 2017, presentado hoy en Santiago de Chile.

Según el informe, se espera que el Producto Interior Bruto (PIB) de América del Sur crezca este año un 0,6 por ciento, mientras las economías de Centroamérica y México se expandirán un 2,5 por ciento en promedio, en tanto que para el Caribe se espera un crecimiento del 1,2 por ciento, tras haber bajado un 0,8 por ciento en 2016.

El año pasado el PIB de Latinoamérica se contrajo un 1,1 por ciento y en 2015 bajó un 0,4 por ciento y para este año la Cepal estima que todos los países de la región presentarán tasas positivas de crecimiento, con excepción de Venezuela, que caería un 7,2 por ciento, y de dos países del Caribe, Santa Lucía y Surinam, cuyo PIB se contraería un 0,2 por ciento.

Los mayores crecimientos, al igual que en Bolivia, se prevén en Panamá (5,6 por ciento), República Dominicana (5,3 por ciento), Antigua y Barbuda (5,0 por ciento), Costa Rica (4,1 por ciento) Paraguay (4,0 por ciento), Guyana (3,8 por ciento), Jamaica (3,5 por ciento) Guatemala (3,4 por ciento) y Uruguay (3,0 por ciento).

El mayor crecimiento previsto para Centroamérica y México obedecería a un aumento de los ingresos por remesas y a mejores expectativas de crecimiento de Estados Unidos, su principal socio comercial, precisó la Cepal.

Se indicó, además, que entre los factores que incidirá positivamente el desempeño económico de la región este año destaca la moderada recuperación de la economía mundial, que cerraría el 2017 con un crecimiento de 2,7 por ciento, tres décimas más alto que el de 2016.

También un leve repunte del volumen del comercio mundial (2,4 por ciento), y un mayor nivel de precios de los productos básicos, que serían en promedio un 12 por ciento más altos que los del año pasado.

A la vez, desde la perspectiva del gasto, se observa una ligera mejora de la inversión y un mayor dinamismo del consumo privad, explica el informe.

Se prevé también que el saldo en cuenta corriente regional se mantenga en niveles similares a los de 2016, en torno al -1,9 por ciento del PIB, aunque con una mejora en los términos de intercambio y un aumento de las exportaciones, proyectado en un 8 por ciento para el año.

En el ámbito del empleo, se espera que la tasa de desempleo aumente de un 8,9 por ciento en 2016 a un 9,4 por ciento en 2017, con lo que se acumularía un aumento del desempleo urbano de 2,5 puntos porcentuales desde el 2014.

En materia fiscal, el déficit promedio en América Latina se mantendrá estable en 2017, en torno al -3,1 por ciento del PIB, aunque con tendencias distintas según la subregión.

En tanto, la inflación promedio se ha reducido a partir del segundo semestre de 2016, pese a que tres economías mantienen tasas superiores al 20 por ciento, tendencia que se ha mantenido en los primeros cinco meses de 2017, en que la inflación promedio cayó en 1,6 puntos porcentuales, desde el 7,3 por ciento en 2016 al 5,7 por ciento en mayo de 2017.

Tu comentario

Comments are closed.