El presidente de Brasil, Michel Temer. (Internet)
El presidente de Brasil, Michel Temer. (Internet)

El presidente de Brasil, Michel Temer, afronta hoy una votación decisiva en el Congreso, que debe decidir si permite que el Mandatario sea suspendido de su cargo para ser juzgado por corrupción en el caso «Lava Jato».

El voto podría allanar el camino para un proceso de destitución contra Temer, que asumió el poder hace poco más de un año y que es acusado de haberse beneficiado de sobornos.

La derrota para el líder conservador, sin embargo, es vista como poco probable, ya que la Cámara baja debe votar con una mayoría de al menos dos tercios (342 de 513 diputados) a favor de levantar la inmunidad de Temer. El Presidente cuenta aún con una amplia base parlamentaria, pese a que perdió apoyos en las últimas semanas.

La sesión comenzó esta mañana. Debido a lo que se prevé como un duro enfrentamiento en la Cámara, es posible que la votación decisiva tenga lugar en la noche o incluso el jueves.

Según estimaciones del diario «Estado de Sao Paulo», 188 parlamentarios se han decantado ya contra Temer, mientras que 110 lo apoyan. El resto no ha dejado entrever cómo votará.

La fiscalía denunció a Temer por corrupción, lavado de activos y asociación criminal en junio, en un caso de sobornos vinculado con el grupo J&F, dueño de JBS, el mayor productor de carne del mundo. Si el Congreso da el visto bueno, el Tribunal Supremo (STF) puede suspender de inmediato a Temer para la apertura de juicio.

El Gobierno apuesta por descartar de forma definitiva la denuncia con más de 200 votos, con una votación final lo más temprano posible. La oposición, en cambio, quiere aplazar todo lo que pueda la votación, para desgastar la imagen pública de Temer, incluso si la denuncia es rechazada.

Una victoria de Temer en el Congreso, por otro lado, no implicará una salida a la grave crisis institucional en el gigante sudamericano.

Cuestionado desde que asumió el cargo en 2016 tras la controvertida destitución de su predecesora Dilma Rousseff, Temer cuenta actualmente apenas con un cinco por ciento de apoyos entre la población, según las útimas encuestas. Y el fiscal general, Rodrigo Janot, ya ha sugerido que presentará más denuncias contra el Presidente.

Muchos analistas consideran que la inestabilidad política acompañará por eso a Brasil hasta el final del mandato de Temer en diciembre de 2018.

«Si no conseguimos alcanzar en esta primera denuncia los 342 votos necesarios, la exposición de los diputados que apoyan a Temer va a poner la presión de la sociedad sobre ellos», adelantó el diputado Alessandro Molon, del partido ecologista de izquierda Rede.

El caso de Temer está enmarcado en la megacausa «Lava Jato», que desató una ola de escándalos en torno a casi toda la clase política brasileña hace tres años. La Justicia acusa a decenas de políticos de haber aceptado sobornos de empresas interesadas en hacer negocios con la petrolera estatal Petrobras.

Tomado de Emol

GMR

Tu comentario