Trabajos en la autopista La Paz – El Alto. (Archivo)
Trabajos en la autopista La Paz – El Alto. (Archivo)

El secretario ejecutivo de la Federación Departamental de Choferes de La Paz, Rubén Sánchez, aseguró este martes que de nada servirá que la nueva autopista que se construye, y que entraría en funcionamiento en junio del próximo año, tenga seis carriles, tres a cada lado para acelerar el viaje, cuando los congestionamientos vehiculares en El Alto y la ciudad de La Paz continúen.

El dirigente explicó que en la actualidad la calle dos de la avenida 6 de Marzo, la avenida Juan Pablo II y el ingreso al Aeropuerto en la urbe alteña casi todo el tiempo están congestionados no sólo de vehículos sino también de comerciantes.

Ante este hecho plantea la construcción de puentes a desnivel o distribuidores que sirvan a la nueva autopista para conectarse con vías fluidas que no provoquen perjuicios a los transportistas ni a los pasajeros.

“En la Ceja parte de buscar carriles fluidos y también en el centro de la ciudad de La Paz o bien buscar un puente distribuidor para que de verdad esa autopista tenga los beneficios que se está buscando de seis carriles y la conexión a partir del peaje con  un puente distribuidor”, indicó.

Consideró que los gobiernos municipales de El Alto y La Paz deben asumir esa responsabilidad siendo que la competencia de la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) en cuanto a la autopista inicia desde el puente de la cervecería y concluye en el peaje de la urbe alteña.

Por otro lado lamentó que la ABC hasta la fecha no haya cumplido con la implementación de la  señalización segura retirando los turriles que generan un peligro para los transportistas.

El lunes, la presidenta de la ABC, Noemí Villegas, aseguró que existe un pequeño retraso en la construcción de esa vía por la ejecución del drenaje pero que en junio del próximo año estaría construida por completo. El dirigente de los transportistas considera que la construcción tardara más de lo previsto

LA PAZ/Fides

GMR-JCB