La fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz. (Internet)
La fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz. (Internet)

La máxima corte venezolana dejó en suspenso su decisión sobre si abre un juicio y autoriza la destitución de la fiscal general, Luisa Ortega, símbolo de la disidencia chavista que enfrenta al presidente Nicolás Maduro.

El plazo de cinco días que se fijó el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) para pronunciarse se agotó este miércoles, pero el veredicto puede dilatarse, ya que el Código Orgánico Procesal Penal da un lapso de 30 días para decidir este tipo de casos, recordó a la AFP el penalista Jesús Ollarves.

«Pueden estar tomándole el pulso a la situación política antes de decidir», estimó. Ortega se rebeló contra el gobierno al inicio de protestas opositoras que exigen la salida de Maduro y dejan 95 muertos desde el 1 de abril.

La abogada, de 59 años, fue acusada por el diputado oficialista Pedro Carreño de «mentir» al afirmar que no avaló la designación, según ella «amañada», de 33 magistrados del TSJ por el anterior Parlamento chavista, en 2015.

El constitucionalista José Ignacio Hernández no descarta que el TSJ -acusado de servir al gobierno- postergue la decisión porque ordenó una prueba grafológica para determinar la autenticidad de una firma con la que, según Carreño, la fiscal avalaría en un acta el nombramiento de los jueces.

CARACAS, VENEZUELA/Agencias

Tu comentario