La Casa del Pueblo. (Los Tiempos)
La Casa del Pueblo. (Los Tiempos)

El expresidente y todavía vocero de la causa marítima, Carlos Mesa calificó de “engendros” a los edificios de La Casa del Pueblo y al nuevo Palacio Legislativo, a los que consideró símbolos del gobierno del Movimiento al Socialismo (MAS) y que expresa: “¡Aquí estamos y aquí nos quedaremos para que no se olviden nunca que este modelo político aniquiló y sustituyó al viejo régimen!”.

A través de su blog, el también historiador comentó que “nada se da porsiacaso. La construcción de dos gigantescos edificios en el centro de La Paz, el nuevo Palacio de Gobierno -mal llamado “La Casa del Pueblo”- y el nuevo Palacio Legislativo, responde a una lógica y tiene un propósito muy claro”.

“Pensemos en París, Washington, Venecia, Cusco o Quito. Está claro que todas esas urbes crecen y viven la realidad del siglo XXI, pero lo está también que a ninguno de sus habitantes se le ocurre proponer un rascacielos al lado de la Torre Eiffel o del Arco del Triunfo, o del Capitolio, o de la Iglesia de San Marcos, o de la Plaza Mayor, o del Templo de San Francisco. La sola idea sería no sólo desechada, sino que se reputaría de insano al político o al arquitecto que pongan siquiera a consideración tal despropósito”, señaló

Después agregó: “Ambos monstruos de concreto serán la sombra permanente colocada literalmente encima del pequeño Palacio gubernamental y la Catedral, y en la otra acera aplastando la cúpula de la sede del Legislativo. No ha sido casual ni el tamaño, ni la forma, ni el lugar. Sólo así se puede entender la irracionalidad de una mole de veintinueve plantas para albergar al Presidente y al Ministerio de la Presidencia y otra de veinte plantas para los asambleístas. En realidad nos dicen: “¡Aquí estamos y aquí nos quedaremos representados en estos gigantes para que no se olviden nunca que este modelo político aniquiló y sustituyó al viejo régimen!”.

La exautoridad de Estado considera que se trata de una agresión sin precedentes, que destruye lo poco que quedaba de coherencia en su casco histórico.

Comments are closed.