Celebración de los jugadores de Alemania. (DW)
Celebración de los jugadores de Alemania. (DW)

Este domingo, Alemania se proclamó campeona de la Copa Confederaciones al derrotar por la mínima a Chile (1-0) en un partido que se decidió en un fallo garrafal en defensa de La Roja, mediada la primera parte. De esta forma, los alemanes inscribieron por vez primera su nombre en este torneo, en el que Brasil había ganado las tres últimas ediciones.

El alemán Timo Werner se quedó con la Bota de Oro que distingue al máximo goleador de la Copa Confederaciones de fútbol, por delante de sus compatriotas Lars Stindl y Leon Goretzka. Al igual que sus compañeros de equipo, el atacante del Leipzig logró tres tantos en el torneo que sirve de ensayo para el Mundial de 2018, pero se llevó el trofeo por dar más asistencias, dos.

Stindl se quedó con la Bota de Plata porque anotó sus tantos en menos minutos de juego que Goretzka. Con su tanto en la final ante Chile que Alemania ganó por 1-0, Stindl desplazó del podio al portugués Cristiano Ronaldo. Fue un trabajo de ingeniería alemana en el que los pupilos de Joachim Löw aprovecharon inteligentemente los fallos del rival y mantuvieron la calma en todo momento.

Chile, en cambio, fue todo pasión y nervios. Un serio error de Marcelo Díaz a los veinte minutos marcó el devenir de la final, ya que hasta entonces La Roja había desarbolado a la campeona mundial. Alexis no tuvo su día, pero tampoco el resto de integrantes de la generación dorada del fútbol chileno, que no supieron reponerse del duro revés que supuso el gol encajado.

MOSCÚ, RUSIA/ Agencias

Tu comentario

Comments are closed.