La Policía y la Alcaldía de El Alto clausuran el Bar 300. (AMI)
La Policía y la Alcaldía de El Alto clausuran el Bar 300. (AMI)

La tarde de este lunes, la Intendencia Municipal de El Alto y la Policía, clausuraron el bar clandestino “300” por decimosexta oportunidad en 2017 y tercera vez en junio.

Cabe recordar que esta cantina está ubicada en la calle Sempértegui de la zona Villa Dolores.

Según informe del intendente Municipal, Israel Marca, se procedió al decomiso de todos los bienes muebles y los equipos de sonido, además de bebidas alcohólicas adulteradas y sin registro sanitario.

“El bar es clandestino porque no cuenta con documentación que respalde su legalidad. Además, vulneró las normas vigentes que rigen los días y horarios de funcionamiento, para los locales que expenden bebidas alcohólicas”, sostuvo Marca.

Explicó que en esta oportunidad, en el local, se evidenció que los propietarios habilitaron tres puertas, posiblemente para evitar los controles policiales y municipales.

“Los dueños buscan formas de burlar los controles de la Policía y la Intendencia, pero esto no es impedimento para que ambas instancias realicen sus funciones que por ley les corresponde. En este caso, una vez más se procede a la clausura a esta actividad económica”, añadió el Intendente.

Dentro de las atribuciones policiales se procedió al arresto de aproximadamente 40 personas, entre varones y mujeres, que se encontraban consumiendo alcohol en el interior del bar clandestino. Los arrestados fueron conducidos a oficinas de conciliación ciudadana.

“En este caso no solo los propietarios vulneraron las normas vigentes, sino también a las personas que consumían bebidas alcohólicas en los días y horas no establecidos”, aclaró.

EL ALTO/Fides con datos de AMI