El canciller de Chile, Heraldo Muñoz.
El canciller de Chile, Heraldo Muñoz.

El ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Heraldo Muñoz, calificó el miércoles como “un insulto” las acusaciones que este miércoles hizo el Gobierno de Bolivia ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), donde en un informe aseguró que los nueve bolivianos detenidos en el norte de país y formalizados por robo y contrabando, habían sido víctima de torutas, entre otras cosas.

“Es un insulto hablar de torturas a un país como Chile que conoce bien lo que fue la tortura. Más de 35 mil torturados y presos políticos”, precisó.

Muñoz calificó las acusaciones como “un acto propagandístico” que representa la “falta total de credibilidad del gobierno boliviano”.

“Este fue un acto propagandístico fallido en la OEA, porque pretendieron en el Consejo Permanente hacer un caso de la detención de los nueve bolivianos que fueron detenidos en territorio chileno y son acusados de robo con violencia, porte ilegal de armas y contrabando”, precisó el secretario de Estado.

Sobre este caso, la autoridad precisó que continuará con el proceso judicial en el que está y que se trata de un tema interno.

SANTIAGO DE CHILE/Agencias