El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela. (Internet)
El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela. (Internet)

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela rechazó hoy un recurso interpuesto el jueves por la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, con el que solicitó anular el proceso constituyente que promueve el jefe de Estado, Nicolás Maduro, para un eventual cambio de Constitución.

«Por INEPTA acumulación de pretensiones, Sala Electoral del TSJ declara inadmisible recurso ejercido por Luisa Ortega Díaz», indicó sin más detalles la alta corte a través de su cuenta en Twitter.

En su sitio de internet, el TSJ explica que el recurso es inadmisible «por acumularse en un mismo libelo pretensiones de nulidad de actuaciones emanadas de distintos órganos del Poder Público, cuyo conocimiento corresponde a jurisdicciones distintas».

El 8 de junio pasado, la titular del Ministerio Público  había presentado un recurso ante la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia por considerar que la medida del presidente chavista va contra la Constitución y viola el derecho a voto. «He venido a presentar un recurso de nulidad porque el CNE violó el principio del derecho al voto», declaraba entonces Ortega, en la puerta del TSJ. En su intervención afirmó que las condiciones impuestas por Maduro para la Constituyente terminan «con el legado de Chávez».

La firmeza de Ortega Díaz ha sido un apoyo para los venezolanos pero sus posturas  (condenó la sentencia que anulaba el Parlamento y denunció al brutal represión del régimen) también le valieron el odio del chavismo. Diosdado cabello, el número dos del PSUV, la llamó traidora e, incluso, se animó a amenazarla con un posible desplazamiento de su puesto.

Es que nadie dudaba de Ortega Díaz hasta que decidió denunciar al Gobierno. De hecho, siempre se la consideró chavista ya que sobre ella pesan decenas de señalamientos por su parcialidad política a favor del chavismo.

La fiscal está casada con Germán Ferrer, diputado del Gran Polo Patriótico, coalición de partidos políticos y movimientos sociales de Venezuela que apoyan la Revolución bolivariana. Su hermano es Humberto Ortega Díaz, quien participó junto a Hugo Chávez en el intento de golpe de Estado del 4 de febrero de 1992 y se desempeñó en diferentes cargos, incluyendo el directorio de la extinta Cadivi.

Desde la Fiscalía General ha defendido de manera fervorosa la detención de Leopoldo López y de todos los presos políticos. Y como fiscal, ha estado al frente de casos famosos, como aquel que acusaba a los miembros de la ONG Súmate –entre ellos, la hoy líder opositora María Corina Machado– de conspiración contra la nación y de recibir dinero espurio.

Además, es una de las funcionarios sancionados por el Senado estadounidense por estar involucrados en violaciones de los derechos humanos y en la represión de protestas de grupos opositores durante las movilizaciones de principios de febrero de 2014, que dejaron un saldo oficial de 43 muertos.

Años atrás, cuando la BBC le preguntó si era chavista, Ortega Díaz lo negó rotundamente: «No, no milito en ninguna organización política. No lo he hecho nunca, porque la Constitución me lo prohíbe. Pero no sólo por eso, sino que nunca he militado». Sin embargo, agregó: «Pero considero que el hombre más humanista que ha existido en el planeta se llama Hugo Chávez».

Sin embargo, algo cambió desde el 1 de abril. La Procuradora general fue la primera funcionaria del régimen que condenó la sentencia de la Corte que anuló el Parlamento (aunque luego se retractó), también condenó la violenta represión del régimen que ya ha dejado 85 muertos, y destrozó la convocatoria a la Asamblea Constituyente con la que Nicolás Maduro pretende retener el poder.

Tomado de infobae

GMR

Tu comentario

Comments are closed.