La primera ministra conservadora, Theresa May. (LV)
La primera ministra conservadora, Theresa May. (LV)

Los dos principales partidos británicos, el Conservador y el Laborista, concluyeron la campaña electoral ante la celebración este jueves de unas elecciones generales en el Reino Unido, cuyo resultado, a juzgar por las encuestas, se presenta impredecible.

Un total de 46.9 millones de ciudadanos están censados para participar en estos comicios anticipados, que convocó el 18 de abril la primera ministra conservadora, Theresa May, a fin de afianzar su mandato de cara a las negociaciones con Bruselas para el “brexit” o salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

May, que gozaba de una ventaja de unos 20 puntos porcentuales cuando llamó a las urnas, aspira a ampliar su mayoría parlamentaria, actualmente de 17 diputados (tiene un total de 330) en una Cámara de los Comunes con 650 escaños, si bien algunos sondeos indican que, en contra de su objetivo, podría perder terreno.

El inesperado avance de su rival laborista, Jeremy Corbyn, sugiere que los conservadores podrían reducir o incluso perder su mayoría, lo que desembocaría en un Parlamento “colgado” o bloqueado -sin ganador por mayoría absoluta- y obligaría a los pactos parlamentarios.

El Partido Liberal Demócrata de Tim Farron, diezmado en los comicios de hace dos años, quiere aumentar los nueve escaños que tiene en los Comunes, con la promesa de someter a un referéndum el acuerdo final del “brexit”.

May prometió “reencender” el espíritu del Reino Unido, mediante un buen acuerdo de “brexit”, si vuelve al poder, y alertó sobre el “caos” que supondría un Gobierno dirigido por Corbyn.

LONDRES, REINO UNIDO/Agencias

Tu comentario

Comments are closed.