Puerto de Arica. (Aricaone)
Puerto de Arica. (Aricaone)

Tras los daños sufridos por la huelga de aduaneros de Chile, que paró a miles de camiones por varios días en la frontera, un sector de los empresarios del país se ha inclinado por potenciar la salida por la hidrovía al Atlántico.

La principal razón de apostar por la hidrovía Paraguay-Paraná es que se podría contar con un puerto estatal soberano en aguas internacionales que suponga una opción mejor para el transporte de carga a ultramar, reduciendo la dependencia de los puertos de Chile.

«Quien dude que la hidrovía Paraguay-Paraná es una alternativa al uso de puertos chilenos está equivocado», afirmó  el gerente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, una entidad de asesoramiento del sector empresarial.

En la hidrovía, los productores de Santa Cruz cuentan con Puerto Gravetal, Puerto Aguirre y Puerto Jennefer, mientras que el Estado tiene un puesto militar en Puerto Busch, para el que perfila un «megaproyecto» de desarrollo.

La última huelga de diez días de los aduaneros chilenos causó que miles de camiones de ida y de vuelta a Bolivia quedaran parados en la frontera, causando pérdidas que, en su peor momento, llegaron a 11 millones de dólares diarios para los empresarios nacionales.

Desde 2015, al menos cinco huelgas en Chile de diversa duración perjudicaron el transporte de la carga, lo que también provocó reclamos por parte del Gobierno de que se incumple con el libre tránsito acordado tras la guerra del Pacífico en 1879, que le costó al país la pérdida de todo su territorio costero.

Vista la dependencia de las terminales de Chile y por el temor de que ocurra algo parecido si solo se desarrolla una alternativa hacia los puertos del sur de Perú, los empresarios justifican la necesidad de transformar Puerto Busch en un verdadero complejo portuario.

SANTA CRUZ/Agencias

Comments are closed.